¿Repercute en las relaciones sexuales?


 

Hay personas que asocian el consumo de alcohol con una actitud más desinhibida y sienten menos vergüenza al iniciar o mantener una relación después de beber. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, la timidez actúa como un factor de protección ante posibles conductas sexuales de riesgo.

En ocasiones se valora que su uso puede favorecer el deseo sexual y/o facilitar un contacto personal que pueda finalizar en una relación sexual. No obstante, el uso excesivo de alcohol puede repercutir negativamente en la sexualidad:

  • Dificultando la erección o disminuyendo la sensibilidad.
  • Practicando sexo con una persona no escogida, o con un comportamiento, ritmo o intensidad diferente al deseado.

Además, bajo los efectos de las bebidas alcohólicas puede ser más fácil que, en las relaciones sexuales, se dejen de tomar las precauciones necesarias, como utilizar un preservativo –con el consiguiente riesgo de embarazo y/o de contagio del virus del sida u otras infecciones de transmisión sexual.

También se pueden tener sentimientos desagradables –especialmente el día siguiente– por una relación en la que se ha perdido o disminuido el control por el uso de alcohol: sensación de abandono o vacío, o de sentirse utilizada o utilizado.

En caso de que se prefiera establecer relaciones tranquilas y más seguras, es importante ser cauto o cauta con el alcohol.
Si bajos sus efectos se mantienen relaciones sexuales, conviene mantener la capacidad de decisión sobre temas como el uso del preservativo o la elección de: con quién y de qué manera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR