¿Afecta en la conducción de vehículos?


El consumo de cannabis altera, de forma inmediata, la percepción de la velocidad y la precisión. Ambas capacidades son imprescindibles para la conducción. Además, a estas alteraciones se les añade la lentitud motriz y mental que provoca su uso.

Es probable que algunas de estas alteraciones persistan durante un periodo de tiempo bastante largo –que podría sobrepasar las 24 horas siguientes al consumo–, aumentando el riesgo de sufrir un accidente cuando se conduce o cuando se utiliza maquinaria peligrosa. El cannabis –junto a algunos tipos de medicación psiquiátrica– es de las drogas que se mantienen más tiempo en el organismo (se almacena en los tejidos corporales).

Este aumento del riesgo de accidente es todavía mayor si, además de derivados del cannabis, se consumen bebidas alcohólicas u otras sustancias psicoactivas.

Una persona que ha fumado porros no sólo debería tener en cuenta que no debe conducir –ya que sus capacidades están mermadas–, sino que debe mantener la suficiente conciencia para no subirse a un vehículo conducido por una persona intoxicada (por alcohol u otras drogas).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies