¿Cómo se consume?


Unrolled_joint

Para su uso recreativo la forma más frecuente de consumo es fumada en los llamados porros, mezclado con tabaco (habitualmente hachís) o solo (marihuana). También puede fumarse en pipa –de aspiración directa o de agua–, con o sin tabaco, y con vaporizadores.

El consumo oral es menos frecuente y sus efectos pueden ser más indeseables, por la dificultad de controlar la dosis, que suele sobrepasar la cantidad fumada.

Cuando se utiliza con fines terapéuticos, se ingiere por vía oral, en comprimidos o en un spray de uso sublingual, siempre bajo control médico.

Es cierto que tiene más repercusiones en el sistema pulmonar fumar un paquete de tabaco que uno o dos porros al día, pero también lo es que las personas fumadoras de cannabis suelen serlo también de tabaco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR