¿Qué efectos y riesgos tiene el speed?


cocaLa administración de anfetaminas produce efectos estimulantes, acompañados de una posible sensación de bienestar, euforia y energía, junto con una reducción de la sensación de hambre y de cansancio. Cuando desaparecen estos efectos, aparece una sensación de bajón, caracterizado por disforia, cansancio, depresión, irritabilidad, e insomnio o somnolencia. Esta sensación es más intensa si se han consumido dosis altas de anfetaminas o por hacerlo repetidamente.

Entre los efectos adversos asociados al consumo de anfetaminas o análogos destacan la irritabilidad, la ansiedad, la sensación de falta de aire y las palpitaciones. Además, las intoxicaciones agudas pueden derivar a estados de crisis de ansiedad y cuadros psicóticos. Por este motivo, resulta especialmente desaconsejable su consumo a personas con problemas psiquiátricos, cardíacos y cardiovasculares.

No se ha descrito la dependencia física relacionada al uso de anfetaminas, pero sí un elevado potencial de abuso, y el riesgo de instaurarse un patrón compulsivo de consumo –cuando se administra repetidamente.

Se le suman a los riesgos propios de los derivados anfetamínicos, los correspondientes a su adulteración –que es muy alta– y a su vía de administración.
Para evitar el contagio de infecciones por el contacto sanguíneo de las vías nasales, las personas que consumen speed no deberían compartir el tubo para esnifarlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR