¿Y si no quiere dejarlas y tiene un problema?


Cuando hemos hecho lo que hemos podido y no hay manera, es fácil que nos enfademos, que tengamos ganas de pasar de esa persona o que pensemos que no lo hemos hecho lo bien que querríamos.

Sin embargo hay dos cosas que tenemos que tener en cuenta: que el problema lo tiene él o ella y que es verdaderamente quien está mal (diga lo que diga), y que nosotros podemos ayudar pero que la decisión de dejarlas no nos corresponde a nosotros.

En caso de que no quiera dejar de consumir, además de no implicarnos o hacernos cómplices en su historia con las drogas, podemos ofrecer nuestra amistad o compañía en el caso en que decida cambiar. El hecho de saber que puede contar con nosotros le ayudará –en caso de que se lo plantee– a dejar las drogas, porque un sentimiento muy común cuando se abandonan el consumo es justamente la soledad.

Por otro lado que no queramos estar con esa persona cuando está consumiendo o de fiesta –es fácil que lo pasemos mal nosotros y también ella–, no implica que no lo podamos hacer en otros contextos (de día o de noche en espacios tranquilos).

En cualquier caso igual que tenemos que respetar –nos guste o no– su decisión, esta persona también tendrá que respetar la nuestra. Y si la situación nos está haciendo daño a nosotros –porque verla así nos hace pasarlo mal o porque no nos trata bien–, nos tendremos que proteger. Y esto, en ciertas situaciones, implicará poner tierra de por medio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies