¿Cuáles son sus efectos?


Al tomar bebidas alcohólicas, el alcohol ingerido pasa del estómago al intestino delgado, donde es absorbido rápidamente y pasa a la sangre. A través de ésta, se distribuye por todo el organismo. A medida que su concentración en la sangre aumenta, los efectos sobre el comportamiento se agudizan y progresivamente se hacen más evidentes:

  • Se reduce la respuesta a los estímulos externos,
  • Se disminuye la capacidad de hablar con coherencia,
  • Se alteran la coordinación y el equilibrio.

alcohol-64164_1280

Aunque el alcohol pueda parecer una droga estimulante –en la medida en que puede aumentar la desinhibición, la intensidad de ciertas conductas y la sociabilidad–, es un depresor del sistema nervioso central. De ahí que su uso disminuya considerablemente las capacidades motoras y psíquicas.

Sus efectos dependen de varios factores que interactúan:

  1. El sexo: la misma cantidad ingerida, a igual peso, afecta más a las mujeres que a los hombres –por cuestiones asociadas a enzimas y grasas corporales.
  2. El peso: a menor masa corporal, se incrementan sus efectos.
  3. El tipo de bebida ingerida y su posibles mezclas.
  4. El sistema digestivo: su asimilación es más rápida con el estómago vacío.
  5. El estado de ánimo.
  6. Otras características personales, psicológicas y orgánicas.

En ciertas circunstancias, puede parecer que el alcohol favorece las relaciones sociales; después de haber ingerido bebidas alcohólicas, hay personas que parecen –o se sienten– más abiertas. A otras les puede potenciar un estado de ánimo melancólico y una reclusión interior.
En dosis elevadas, el alcohol influye negativamente sobre el comportamiento social: se suele pasar de la simpatía a la pesadez –excesiva hilaridad– y se pierde contacto con la realidad y con las otras personas, etc.

En las personas con tendencia a la agresividad, el alcohol incrementa notablemente las conductas agresivas: son más frecuentes las peleas y la intimidación de tipo afectivo y/o sexual.

También podemos padecer los efectos indeseables del alcohol sin consumirlo. Sería el caso de sufrir un accidente yendo de pasajero, ser intimidado o intimidada por una persona que ha bebido, aguantar a una persona que va pasada o tener que atender a alguien que ha tenido una intoxicación.