El LSD (dietilamida del ácido d-lisérgico) es una sustancia sintetizada en el año 1938 por Albert Hofman mientras estudiaba la ergotamina, un producto que se obtiene a partir de un hongo, el cornezuelo de centeno, aunque puede darse en otros cereales.

lsd
Es una sustancia líquida, inodora, incolora y con un sabor ligeramente amargo. Su presentación más común es impregnada en planchas de papel secante, que posteriormente se divide en pequeñas porciones cuadradas: las monodosis. Se denominan, en argot, tripis, ácidos, secantes, ajos y bichos, entre otros nombres.

Con menor frecuencia, puede encontrarse de forma líquida –se suministra en gotas– o en unas piedras sólidas llamadas micropuntos. En todos los casos, su administración es oral.

El LSD es una sustancia muy potente. Si algunas sustancias necesitan de cierto número de gramos para actuar (es el caso del alcohol) y otras miligramos (como la metanfetamina o el MDMA), en el caso de esta sustancia, la dosis psicoactiva son microgramos.

A pesar de que algunas personas han hecho un uso irresponsable de esta sustancia, posiblemente es de las drogas con mayor cultura “de información”.

De ahí que la gran mayoría de personas hayan decidido evitar sus riesgos absteniéndose de su consumo.

Siguiente: ¿Cuáles son los efectos y riesgos del LSD?