¿Cómo repercute en la salud?


Las consecuencias del tabaco sobre la salud son bien conocidas. Numerosos estudios han señalado una estrecha relación entre el consumo de tabaco y un incremento del riesgo de sufrir cáncer y diversas enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

En la tabla siguiente se puede ver un resumen de las principales complicaciones del consumo de tabaco sobre la salud.

Enfermedades respiratorias Asma bronquial
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
Bronquitis crónica
Enfermedades cardiovasculares Infarto de miocardioHemorragia cerebral
Trombosis
Enfermedad vascular periférica (lesiones en las extremidades por la obstrucción de los vasos)
Cáncer Pulmón
Laringe y cavidad oral
Aparato digestivo (esófago, estómago y páncreas)
Riñón y vejiga
Mama y aparato genital
Hematológico (leucemias)
Otros trastornos derivados Trastornos en los dientes y las encías
Síndrome de apnea del sueño
Impotencia
Úlcera gástrica

Además de los efectos del consumo de tabaco a largo plazo, también tiene algunas repercusiones inmediatas e indeseables sobre la persona fumadora, especialmente en su aspecto y en su rendimiento físico.

El consumo de tabaco está asociado a la aparición prematura de arrugas faciales, como consecuencia de la alteración de las fibras elásticas y de la deficiente oxigenación de la piel. Son características de una persona fumadora las arrugas finas que aparecen en torno al labio superior. Además, fumar amarillea los dientes y la piel de los dedos, produce mal aliento y mal olor corporal y de la ropa, y reduce los sentidos gustativo y olfativo.

Numerosos estudios han demostrado que el consumo de tabaco afecta al rendimiento deportivo. Las personas fumadoras son menos resistentes al ejercicio físico, tienen una menor capacitad pulmonar y se cansan más como resultado de un aporte insuficiente de oxígeno en el corazón y en los músculos durante el ejercicio.

El hecho de que no se encuentren personas fumadoras que recomienden o se posicionen a favor de este hábito ante sus hijos –aunque sean mayores de edad–, es la prueba clara de su perjuicio para la salud.